El geriátrico

Un geriátrico público para Langreo

La razón, de la Alcaldesa
Esther Díaz posee legitimidad plena para poder solicitar, pedir e incluso exigir que Langreo cuente con un geriátrico público

Desde la libertad que me otorga el no estar representando a ninguna administración, ni ostentar cargo público alguno, ni nada parecido, pero con la carga aún de la responsabilidad que ocupé en una y otra administración y la coherencia en la que me obligo a vivir diariamente, me veo en la necesidad de expresar públicamente una posición personal sobre el candente asunto del geriátrico de Riaño. Para poder analizar la conveniencia o no de plazas residenciales en un territorio es necesario contextualizar esta necesidad al amparo de la Ley de Autonomía Personal y Atención a la Dependencia (LAPAD), ya que esta ley, desde hace escasos dos años establece el derecho de las personas dependientes a optar al servicio o prestación económica que mejor resuelva su situación personal, siendo la persona o en su defecto su familia la que pueda elegir dicha opción adaptándola a sus necesidades y procurando que estos servicios se ofrezcan en el entorno geográfico más próximo e idóneo. Teniendo en cuenta estas premisas básicas que otorga la propia ley, ya no sólo se pueden tener en cuenta las listas de espera, ni las personas que están esperando en uno u otro recurso, sólo sirven los análisis cada vez más certeros que las administraciones disponen, en función del número de solicitudes reales y de las personas que ya poseen reconocimiento de su situación de dependencia, todo ello cotejándolo con la evolución de la población en el propio territorio.

Bajo estas premisas es indudable que la Sra. alcaldesa de Langreo posee legitimidad plena para poder solicitar, pedir, e incluso me atrevería a decir, exigir que Langreo cuente con un centro residencial que cubra las necesidades existentes en su municipio, al margen de aquellos que a través de la iniciativa privada o de concursos públicos promovidos por el propio Consistorio se han ubicado en el municipio y al margen también del Centro Nacional de Esclerosis Lateral Amiotrófica de Barros que cubrirá una necesidad supramunicipal.

El porqué, esta claro; la controversia surge más en el cómo, cuándo y dónde. Estas son las tres claves fundamentales del asunto, donde a mi juicio la Sra. Alcaldesa vuelve a tener razón, me explico:
En los últimos años desde el Consistorio langreano se ha reiterado la necesidad de contar con esta tipología de equipamiento, no encontrando cabida en las planificaciones que se han realizado desde el Gobierno regional, no por ello, se ha negado nunca la necesidad del mismo, porque es obvia. En el último año y medio, los que ostentábamos responsabilidades de gobierno en la Consejería de Bienestar Social nos hemos reunido con la Sra. Alcaldesa para buscar una fórmula que hiciera viable el desarrollo de este equipamiento, para ello fue necesario poner encima de la mesa todas las posibilidades existentes para el buen desarrollo del proyecto, y así se lo trasladé yo personalmente en un par de ocasiones, al igual que ocurrió con el Sr. Alcalde de Mieres, en una petición similar a la de Langreo. Defendíamos en aquella ocasión y yo sigo defendiendo ahora, que las administraciones públicas competentes en la materia, al amparo de la LAPAD, deben de buscar fórmulas de construcción y gestión que permitan crear una red de servicios acorde a la multitud de necesidades que se originan, buscando la colaboración de la iniciativa privada, siendo la Administración pública única garante en la prioridad en el acceso, copago, calidad, autorización e inspección de los recursos y servicios puestos a disposición de las personas dependientes, aquí subyace el verdadero carácter y control público, pudiendo recaer la construcción y la posterior gestión en entidades tanto públicas como privadas. Este modelo es el que se está realizando en toda España. De lo contrario las administraciones públicas, sobre todo en estos tiempos de caída de ingresos, tendrían serios problemas para poder realizar y gestionar en el futuro la ingente cantidad de recursos que son necesarios, el sistema debe de ser equilibrado y sostenible económicamente. Bajo estas circunstancias el Ayuntamiento de Langreo, e insisto, también el Ayuntamiento de Mieres, y otros estaban de acuerdo en iniciar la exploración de todas las posibilidades posibles para poder acometer la necesaria demanda asistencial de sus municipios.

En cuanto al cuándo, no tiene contestación tampoco, es imprescindible acometer cuanto antes las infraestructuras que son necesarias, ya que la demanda real, ha desbordado todas las expectativas y estudios que se habían realizado, son más las personas dependientes que existen que las que se estimaban en un principio y éstas además tienen un mayor deterioro y viven más años. Esta situación carga de razón aún más la premisa anterior, es imposible que sólo con dinero público se logre acometer una red de servicios en tiempo y forma como la que es necesaria y en el futuro será totalmente inviable su mantenimiento y su gestión.

En cuanto al dónde, tampoco existen muchas más posibilidades, la parcela de Riaño reúne todas las condiciones necesarias para este equipamiento, e incluso puede cubrir la demanda de plazas de atención diurna del propio distrito de Riaño y Barros. Este suelo sólo puede tener una pequeña conjunción de intereses encontrados y no es otra que dicha parcela se reserve para una futura y poco factible ampliación del Hospital Valle del Nalón, poco probable en virtud de las magníficas infraestructuras sanitarias que posee el Valle del Nalón sumadas a las que se están desarrollando en el conjunto de la región. Si fuera este el caso, tendría todavía Riaño posibilidad física para albergar una residencia geriátrica, que incluso podría albergar, al margen de las estancias fijas y la atención diurna, unas plazas de media y larga estancia para poder liberar camas hospitalarias. No hay que olvidar, en relación al dónde que son los ayuntamientos, como es el caso de Langreo, los competentes en el desarrollo urbanístico y ordenación de su propio planeamiento.

¡Ojalá! que al final, como aparentemente parece, sea la titularidad del suelo el único escollo que existe para el desarrollo de este proyecto, porque si fuese así, estoy seguro que habrá una solución favorable, ya que Langreo en los últimos años ha demostrado suficientemente su disposición para poner a disposición de las demás administraciones sus recursos para albergar cuantos proyectos fueran de interés para el municipio.

Termino este escrito, que no busca en ningún momento crear estériles polémicas, aunque tampoco pretende justificar a nada ni a nadie, si acaso buscar, la peregrina voluntad del que escribe de seguir durmiendo tranquilamente. Muchas Gracias.

Paulo González González, Ex Viceconsejero de Bienestar Social

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s